Skip to content

amnistia para algunos o papeles para todos

octubre 24, 2009

publicada por la Coordinadora Latinoamericana

En un contexto político, la expresión amnistía se entiende como un “perdón” general, volver la página y olvidar el pasado. En el contexto de inmigración, esta expresión se ha entendido como una “gracia” que, eventualmente dan algunos Estados para que algunos inmigrantes que reúnen ciertas condiciones tengan posibilidad de iniciar procesos de regulación. En nuestro concepto, la expresión amnistía debe entenderse de la manera más amplia posible y esta figura debe cobijar y beneficiar a todos los inmigrantes. En otras palabras la expresión amnistía la debemos entender como papeles para todos los inmigrantes.

papelesparatodos

La receta de la Unión Europea para los inmigrantes:

Dos han sido los grandes debates de La Unión Europea, en materia de inmigración, el primero, fue la aprobación de la “Directiva del Retorno” por el Parlamento Europeo en junio de 2008; el segundo, es la adopción del “Pacto europeo de inmigración y de asilo” debatido por los ministros del Consejo Europeo en julio de 2008.

Ya bastante se ha hablado sobre la “Directiva del Retorno”, pero en lo fundamental se trata de una norma que define los procedimientos de retención y expulsión de los inmigrantes en situación irregular. Se entiende que están en situación irregular todas aquellas personas que entraron de manera clandestina a la UE, o aquellas que llegaron con autorización de residencia temporal, o como turista, y decidieron quedarse.

La norma promueve el retorno voluntario del inmigrante en situación irregular como la primera opción. La persona a la cual se le notifique la orden de “retorno” tendrá sólo unos pocos días para dejar el país. Si el inmigrante no se va voluntariamente, o en caso que “haya argumentos fundados para creer que hay riesgo de fuga”, las autoridades podrán trasladarlo a un centro de retención por un período máximo de 6 meses, mientras se surten los trámites legales para regresarlo a su país.

Si el inmigrante no coopera, por ejemplo, si oculta su procedencia o su identidad, se podrá prorrogar su retención hasta 12 meses máximo, con el fin de completar el trámite legal. Finalmente, la norma prohíbe al inmigrante expulsado volver a ingresar a la Unión Europea hasta por 5 años.

De otro lado, el llamado “Pacto Europeo de Inmigración y Asilo”, es un acuerdo marco diseñado para limitar y regular los flujos de inmigración legal, mejorar los controles para evitar la entrada de inmigración clandestina, orientar la cooperación con los países terceros y sentar las bases de una política de asilo.

El espíritu del Pacto es el de limitar y regular la inmigración legal “en función de las necesidades del mercado de trabajo y de las capacidades de acogimiento de los Estados miembros”. Se privilegia el ingreso de mano de obra calificada, de profesionales e investigadores, conforme a la tesis de la “inmigración escogida”. Como condición previa a su regularización, los inmigrantes deben aprender la lengua del país de acogida y tener un conocimiento básico de las costumbres e instituciones del país de acogida. Con estas medidas, los gobiernos europeos pretenden reducir el flujo de inmigrantes regulares y que los que sean autorizados correspondan a las necesidades económicas y demográficas de los países de acogida.

Estas normas fueron aprobadas por el Parlamento Europeo, dominado por partidos de derecha, con el apoyo que le dieron los partidos de la izquierda social-demócrata, quienes no se opusieron a estas normativas por considerar que el tratamiento de la inmigración irregular no puede dejar de incluir el derecho del Estado a utilizar la coerción.

Estas normas contribuyen a reforzar el ambiente adverso al inmigrante y, sobre todo, son profundamente injustas frente a los millones de inmigrantes en situación irregular que llevan años trabajando e integrándose, esperando una oportunidad de ser regularizados.

Es más que evidente que tanto la “Directiva del Retorno” como el “Pacto europeo” no aportan soluciones realistas a una inmigración masiva y creciente. Por eso políticas como las de hacer regularizaciones para cierto grupo de personas o para quienes reúnan ciertas condiciones no son ni serán verdaderas salidas. Por el contrario se impone la necesidad de trabajar por una amplia y verdadera amnistía para todos los inmigrantes en situación irregular. Con esto ganamos todos, ganan los inmigrantes y ganan los Estados.

La receta de las Naciones Unidas:

Desde hace casi dos décadas, las Naciones Unidas aprobaron el Pacto Internacional para la Protección de los Derechos de los Migrantes y de sus familias, pero hasta la fecha esta normatividad no ha sido acogida por ninguna legislación de los países que integran la Unión Europea. Esta norma internacional fija los derechos y las obligaciones de los inmigrantes y la protección de los mismos, en términos de respeto de los derechos humanos. El Reino Unido debe firmar sin dilaciones este pacto internacional.

Las propuestas que se debaten:

La campaña de “London Citizens” llamada “strangers into citizens” de extranjeros a ciudadanos, es una iniciativa muy importante, pero a nuestro juicio se queda bastante corta. De entrada debemos decir, como Coordinadora Latinoamericana, que no estamos en contra de esta campaña, antes por el contrario, nos parece una iniciativa valida, pero estamos convencidos que la realidad que viven los grandes colectivos de inmigrantes necesitan normas mucho más amplias y que de verdad cobijen a las inmensas mayorías indocumentados.

“London Citizen” propone una mal llamada ‘amnistía”, que cobije a personas que lleven 4 o mas años de residencia en el Reino Unido. Las personas que cumplan este primer requerimiento, deben someterse a un “periodo de prueba” transitorio de dos años, con permiso de trabajo incluido, tiempo utilizado para que estos beneficiarios puedan conseguir sus respectivos avales y referencias laborales. Además de estos requerimientos, deben superar una prueba lingüística y que no hayan cometido ninguna ofensa criminal seria.

Estos “filtros” tales como un tiempo de estadía en el Reino Unido, la prueba de lenguaje y, sobre todo, el no tener “record criminal”, convierten esta iniciativa en excluyente y residual y desdibuja totalmente la figura de amnistía. La inmensa mayoría de los inmigrantes indocumentados no han tenido opción alguna de estudiar el idioma, muchísimos han ingresado al país usando documentos falsos, muchos han tenido serios problemas legales cuando han intentado beneficiarse de la seguridad social, muchos han cometido infracciones de trafico, y muchos mas de alguna u otra manera se han visto envueltos en algún tipo de infracción penal. Para las autoridades de inmigración, todos estos hechos delictivos son considerados en este país como ofensa criminal seria, por lo cual de entrada esa gran capa de población no será nunca beneficiada por la llamada amnistía que se propone. La mayoría de las aplicaciones ante la Home Office se hace como grupo familiar, y si un miembro del grupo familiar tiene un récord criminal, una consecuencia de mucha frecuencia es que la Home Office niegue la petición a toda la unidad familiar.

Cada día ingresan a este país, cientos y miles de inmigrantes, si pudiéramos cuantificar cuantos miles de inmigrantes han ingresado a este país en los últimos 4 años, tendríamos que concluir, entonces, que estos nuevos inmigrantes tampoco tienen posibilidad alguna de aplicar por esta amnistía.

Muchísimos inmigrantes indocumentados, quizás por estar mal informados o que por desconocimientos creen que se trata de una verdadera “amnistía”, presentarán sus respectivas aplicaciones, que serán negadas. Una vez tomada esa decisión, las mismas autoridades de inmigración usarán los datos entregados por el aplicante, para ubicarlos de inmediato, capturarlos e iniciar de inmediato su trámite de deportación.

Es muy difícil saber con precisión las estadísticas de inmigrantes en el Reino Unido. La Home Office piensa que son medio millón de personas, pero creemos que los cálculos fácilmente pueden superar el millón. Las personas que eventualmente pueden ser objeto de la llamada amnistía propuesta, no alcanzarán a cubrir el 20% de este colectivo de personas. Una vez agotados los plazos de la amnistía, se vendrá venir una verdadera “cacería de brujas”, contra esa inmensa mayoría que quedó por fuera de la regularización.

Si nos conformamos con esta idea recortada de amnistía, pronto veremos pasar frente a nuestros ojos esas grandes mayorías de inmigrantes objeto de deportación, rumbo a sus respectivos países de origen. Y quedará en nuestro sentir colectivo ese sentimiento de frustración por haber apoyado una propuesta corta, limitada y excluyente y por habernos convertido en el verdugo de nuestros propios hermanos de clase.

Sabemos que no es una lucha fácil, que los gobiernos poco están interesados en los inmigrantes, muy a pesar de su importancia para la economía de estos países, pero hoy más que nunca debemos levantar nuestra bandera por una verdadera amnistía para todos y todas, una verdadera regulación que beneficie al 100% de los inmigrantes de este país, que al igual que muchos de nosotros llegaron aquí con los mismos sueños y con las mismas esperanzas. Salgamos a marchar el 4 de mayo con nuestra consigna de “Papeles para todos”, demostremos nuestra fuerza y nuestra capacidad organizativa, denunciemos que por el hecho de no tener un documento de legalización en este país, no por eso somos o nos deben tratar como delincuentes. El fenómeno de la inmigración no es responsabilidad de las personas que se ven obligadas a emigrar de sus países, los verdaderos responsables de esta realidad son los gobiernos de los países ricos como El Reino Unido, son las grandes transnacionales de estos países, es el modelo económico agenciado e impulsado por estos mismos países, que, sin conceder un mínimo valor a los seres humanos saquean y explotan nuestros países de origen y nos han condenado a la miseria.

La Coordinadora Latinoamericana hace un llamado a toda la inmensa mayoría de inmigrantes documentados y no documentados, para que como un solo cuerpo, y de una manera organizada, demostremos nuestra capacidad de acción, para exigir una verdadera amnistía para todos los inmigrantes indocumentados del Reino Unido. Es el momento de hacerlo, es el tiempo para exigirlo, no es posible que los países inviertan inmensas cantidades de dinero para ayudar a los ricos, y para los inmigrantes sólo aprueben políticas de expulsión. El bienestar de estos países de debe en buena parte al aporte y al trabajo de los inmigrantes. No somos parte del problema económico. Somos parte de la solución.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: